Soy estudiante de bachillerato en Anzoátegui, tengo 16 años, y en serio me impresionó la manera de calificar a otros del Presidente, no lo noté tanto hasta hace varios días en lo que fue una de muchas payasadas en medios televisivos.

La noticia no causó mucho revuelo. No sólo quizás porque estemos acostumbrados a la violencia verbal que han tenido estos dos últimos mandatarios rojos, y a su poca ‘’diplomacia’’, sino porque además que lo femenino y darle cualidades femeninas a otros es algo ‘’común’’ entre nosotros.

El 2 de abril, dadas las respuestas fuertes de la oposición al golpe de estado por parte del Gobierno a la Asamblea Nacional usando al Tribunal Supremo de Justicia, la reacción inmediata de Nicolás fue hacerle frente obviamente. Eligió particularmente a Julio Borges, quien había asumido el liderazgo del rechazo a las sentencias del TSJ.

Nicolás no habrá tenido demasiadas buenas ideas, quizá el cerebro no le dio para el momento. Mientras Borges lo señalaba de ‘’tirano’’ y ‘’destructor de las instituciones’’, a maduro sólo se le ocurrió decir que ‘’Julio Borges está histérica, necesita psiquiatra, ayer estaba histérico, llamando a la calle y se fue para Bogotá de vacaciones, tremendo julio Borges, tremendo presidente de la república que quiere ser julio Borges. Vas a llegar a ser presidente el día del carajo’’.

En el chavismo es muy común ver este tipo de cosas, pero no es algo sólo de ellos. El porcentaje de la oposición menos racional por ejemplo, (ese que ignora de las salidas institucionales y que muestra su ilusión de que la violencia venga a salvarnos de esto), se dio para ofender a los militares diciendo que usan pantaletas. Por ahí circula un montaje en donde al portón de fuente Tiuna se le anexa un cartelón que pone ‘’el palacio del blúmer’’.

En fin, el uso de la palabra ‘’histérica’’ como insulto es muestra de ignorancia e insensibilidad. Maduro es consciente de que está apelando a una dolencia mental para usarla en contra de Borges, la prueba de ello es que a renglón seguido dice que Julio Borges ‘’necesita psiquiatra’’. La verdad es que muchos venezolanos necesitan atención psiquiátrica, Maduro. Tienen derecho a ella, dado por la constitución y no la tienen. Lo mismo aplica en la dramática falta de medicamentos para este tipo de pacientes.

A este endógeno se le olvidó que Chávez, su referente principal, contó con atención psiquiátrica cuando la necesitó. El psiquiatra Edmundo Chirinos dijo que Chávez y su esposa de entonces, Marisabel Rodríguez, habían sido pacientes por separado. Estas declaraciones nunca fueron desmentidas.

Siguiendo con lo que decía Maduro, en su programa de televisión en VTV, dijo que Borges había llamado a una protesta y se había ido ”para Bogotá de vacaciones’’. Mintió descaradamente. En realidad Borges estaba entre los infortunados diputados agredidos por colectivos, la guardia y la policía nacional.
Hasta aquí, Maduro se mostró ultrajante de lo femenino, cruel con los pacientes psiquiátricos, y mentiroso.

Pero lo peor aún estaba por venir cuando Nicolás dice: ‘’tremendo presidente de la república que quiere ser julio Borges’’, como si eso fuese alguna aspiración criminal o algo parecido…

La verdad es que si a Borges o cualquier otro ciudadano que cumpla con los requisitos de la ley (COMO SER VENEZOLANO DE NACIMIENTO, por ejemplo) le dan ganas de serlo, no sólo está en su derecho sino que está asistido por la Constitución Nacional.

Para ponerle la fresa a la torta, Maduro necesitó un último recurso con grosería incluida, que quizá en su mentecita le aportó el carácter necesario para resaltar, porque dijo: ‘’Vas a llegar a ser presidente el día del carajo’’. Mira Nicolás, EL DÍA DEL CARAJO LLEGÓ A VENEZUELA YA, DESDE EL DÍA EN QUE UN CONDUCTOR DE AUTOBÚS, SIN FORMACIÓN NI MÁS ATRIBUTOS QUE SER UNA FOCA DEL RÉGIMEN CUBANO, LLEGÓ A LA PRESIDENCIA, SÓLO PORQUE UN HOMBRE A PUNTO DE MORIR SE LO ENCOMENDÓ.

Comentarios

Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here