A lo largo de los años hemos visto la profundidad de la perversión a la que esta dispuesta a llegar el régimen oficialista en Venezuela, desde un total irrespeto a los derechos humanos, la constitución venezolana y la ley internacional, hasta el asesinato de civiles que se opusieron a su mandato y la encarcelación de políticos que representaban una amenaza para la hegemonía oficialista.

Sin embargo, hasta los momentos el régimen pareciera no estar dispuesto, probablemente debido a miedo de repercusiones, a quitarle la vida a figuras que posean verdadera influencia entre venezolanos, ya que de no ser así, el oficialismo pudiera haber seguido los pasos de muchas otras dictaduras alrededor del mundo y haber empezado a acabar con sus oponentes políticos, tal como lo hizo Stalin, Mao o Castro.

El 3 de Mayo del 2017, esto pareciera haber cambiado, o por lo menos así piensan muchos tanto dentro como fuera del país, cuando la noticia de que el mas querido político opositor Leopoldo Lopez, había sido llevado al hospital militar sin signos vitales, emergiera por primera vez en las redes venezolanas por mano de el afamado periodista Leopoldo Castillo.

Hoy, 3 días mas tarde, todavía desconocemos el paradero y estado de salud de Leopoldo Lopez, y como era de esperar, las teorías conspirativas, la información falsa y los vídeos viejos se han apoderado de las redes sociales en el país, la mente del venezolano suele entrar en estado de hiperactividad al momento de no tener información sobre un tema de importancia, esto lo vimos con el presunto “golpe de estado militar” el pasado 21 de abril y se repite hoy con Leopoldo.

Este articulo no se trata sobre la evidencia tanto de un lado como del otro, ya que para eso hice este vídeo de 20 minutos entrando en detalle sobre el caso.

Esto se trata de lo que potencialmente pudiera llegar a ocurrir en Venezuela si el régimen (o alguna otra entidad nefasta) fuera a asesinar a Leopoldo Lopez, para poder tener una idea mas concreta de las repercusiones que esto pudiera traer, tenemos que retroceder en el tiempo al 2014, durante un estado de alerta máxima en el país cuando entre cientos de miles de personas, el líder opositor Leopoldo Lopez se entrego al régimen, una decisión que en su momento fue vista por muchos como desacertada y como el abandono de una lucha que estaba iniciando en el país.

Recuerdo ver estas imágenes en vivo y pensar “Ok, esto no se puede quedar así, esto sera la chispa que prenda la mecha, la gente no se quedara de brazos cruzados esta vez.”, pero en los días y semanas subsecuentes entendí algo, algo que trasciende al venezolano y se vuelve parte de la naturaleza humana, ese “algo” es, la necesidad de un líder, la necesidad de una figura imponente que diga que hacer, cuando hacerlo y como hacerlo, una figura que en la era prehistórica solía ser el mas grande y fuerte de cada tribu, y que debido a la estructura social moderna, hoy suele estar representada por un político.

Los humanos necesitamos a un líder, es por esta razón (y mil mas) que la utopía adolescente del anarquismo jamas funcionaria a gran escala, nadie quiere ser el primero en aplaudir en un grupo, las personas generalmente nos sentimos mucho mas cómodas trabajando como un conjunto que de manera individual, también solemos ser mucho mas productivos en equipo que solos, esto es justamente lo que se vio en el 2014 luego de que Leopoldo se entregara, la inmensa mayoría de opositores en Venezuela hacían lo que les pedían sus lideres políticos, ni mas ni menos, mientras que un diminuto grupo de estudiantes se quedaba atrás al finalizar las convocatorias y arriesgaban la vida en una lucha que estaba perdida antes de iniciada debido a el abrumador poder y armamento del estado.

Esto nos lleva a otra excusa frecuente que utilizan los adeptos a la MUD, la típica frase de “Ellos son políticos, no pueden pedir que haya violencia, tienen que buscar la forma democrática.” Efectivamente, esto seria cierto si se hablara de un país “normal”, de un país del primer mundo, no de uno que es, bajo muchos términos, un estado fallido, porque si bien es cierto que no hace falta un golpe de estado civil para tumbar a este gobierno, uno que realisticamente no debería llegar ni a la próxima década debido a la crisis económica, la batalla de egos dentro de el gabinete oficialista y la falta de un verdadero ideólogo, como lo era Chavez, al poder.

También es cierto que cada día que pasa y este régimen sigue en el poder hay mas de 60 asesinatos en el país, hay mas de 99% de impunidad para los que cometen dichos asesinatos, hay niños que mueren de enfermedades que ya nisiquiera existen afuera de un país bananero retrograda, hay ancianos con cáncer que no consiguen nisiquiera una pastilla para el dolor de cabeza, hay madres que no saben que inventarse para poner comida en las barrigas de sus hijos, todo esto también es cierto, pero pareciera ser ignorado por aquellos que hablan con escándalo de los 36 muertos en protestas pero no pelan un ojo al ver en la titular de las noticias del mediodía que 130 cuerpos han ingresado a la morgue durante el fin de semana, 130 “cuerpos” de los cuales muchos tenían familias que nunca volverán a ver porque un desgraciado sin alma decidió que un celular costaba mas que una vida humana,

Me duelen los que han sido asesinados en protestas, pero también me duelen los invisibles que son asesinados cada hora de cada día, a los cuales no les dedican ni un hashtag de twitter ni una cadena de oración en whatsapp, me duelen ambos porque ambos son venezolanos que perdieron la vida por nada, sin razón, sin justificación, por eso no acepto que la MUD este mas interesada en no dañar su imagen de políticos demócratas que en salvar vidas, ese es el problema de los lideres opositores, ninguno esta dispuesto a pagar un costo político sea el que sea, ni para pedir mas fuerza en las protestas (o que estas se mantengan las 24/7) ni para aplicar las medidas que harán falta aplicar cuando tomen el poder (como sincerar el costo de los productos alimenticios) y si, se que en este ultimo punto estoy intentando adivinar el futuro, pero la verdad es que si conoces a estos opositores sabes muy bien lo que harán al tomar el poder, por ello este articulo quedara como mi apuesta para cuando ese día llegue.

Esto nos trae a la gran interrogante, que pasaría si Leopoldo muere. Habrían varios días de luto nacional, las redes sociales se inundarían de fotos de perfil de Leopoldo y foto citas de sus grandes frases, los que imprimen camisetas tendrían su verano dorado, muchos venezolanos se tatuarían la imagen del líder opositor, el hashtag #LeopoldoSomosTodos estaría de primer lugar a nivel mundial, los que insultaron a Leopoldo por haberse entregado saldrían a hablar de lo heroica de su decisión de entregarse, luego pasarían algunas semanas y lenta pero seguramente el grito de “Ya esto no lo vamos a dejar así! Vamos a tumbar a este gobierno! Vamos a vengar a Leo!” se volvería uno de “Que desgracia lo de Leo vale. Leo si hubiera sido tremendo presidente. Cuando es que sale Rapido y Furioso 9?”.

He llegado a pensar que esto se debe únicamente a que los venezolanos somos conformistas, somos flojos, queremos que otros nos resuelvan nuestros problemas, y si bien es cierto que hay matices de estas actitudes que son culpables de la situación actual, también es cierto que no es la razón principal, esta, creo yo, es el que no tenemos a ninguna figura que nos este diciendo que hagamos mas de lo que ya se esta haciendo con las protestas y convocatorias, ni hay una figura que nos este diciendo que hagamos las cosas de una forma distinta a la que estamos haciendo actualmente.

No creo que los venezolanos de hoy sean menos valientes, menos aguerridos, menos fuertes, que los venezolanos de la época de Bolívar, lo que si se, es que nos falta un Simón.

Comentarios

Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here